FAQ

17. ¿Cómo puede reconocer el usuario un atemperador defectuoso o que funciona de forma incorrecta?

Un criterio que determina el buen funcionamiento del regulador es la temperatura. Las temperaturas teórica y real deben coincidir (±1 a ±2 °C). De no ser el caso, el aparato no funciona perfectamente.
Si la temperatura real se mantiene demasiado alta a pesar de que el sistema de enfriamiento está conectado continuamente, el aparato presenta unas dimensiones demasiado pequeñas o bien puede tratarse del siguiente problema: conducto de agua de enfriamiento cerrado, refrigerador con incrustaciones calcáreas o filtro sucio en la red de agua de enfriamiento.
Causas posibles en caso de temperatura demasiado baja: calentador, contactor del calentador o relé estático defectuosos. La válvula magnética para el enfriamiento no cierra correctamente, por lo que fluye agua constantemente a través del sistema de enfriamiento. Si, debido a un ajuste erróneo de los parámetros de regulación, el valor real oscila en torno al valor teórico (cambio entre calentamiento y enfriamiento del aparato), esto tiene como consecuencia un gasto innecesario de energía y un desgaste elevado del atemperador. Dado que básicamente se mide la temperatura del fluido (agua o aceite), una indicación donde concuerdan el valor teórico y el real en el regulador no significa imperiosamente que también el consumidor está siendo atemperado correctamente. Si el caudal es deficiente, la “transferencia” de la temperatura es inexistente o deficiente. Por tanto, también el caudal debe supervisarse. Esto puede llevarse a cabo a través de un medidor de caudal instalado en el aparato o externo.

Visión general FAQ